¿Te sientes enfermo en la oficina? Quizá estés sufriendo por el Síndrome del Edificio Enfermo

29 June, 2019

Es posible que en algún momento hayáis despertado sin ánimos de ir a trabajar y hayáis inventado alguna enfermedad como excusa para no asistir a la oficina. Lo irónico es que, en realidad, nuestros trabajos pueden desarrollar en nuestro organismo distintas enfermedades.
Síndrome del Edificio Enfermo Sintomas Caracteristicas Salud
   
Según la Organización Mundial de la Alergia (WAO: World Allergy Organization), las enfermedades alérgicas constituyen un problema de salud pública a nivel mundial, aunque estas no sean tomadas tan en serio como otro tipo de afecciones.  De hecho, en España se producen alrededor de 10.000 nuevos casos al año, aunque solo se declaran entre el 1% y el 2% de los mismos.
 
Afortunadamente, en España también contamos con la Guía Básica sobre las Alergias de Origen Laboral de la Secretaría de Salud Laboral y Seguridad Social de CCOO de Castilla y León.
 
Esta “pretende destacar la gran relevancia de estas enfermedades de origen laboral, concienciar a todos los trabajadores y trabajadoras de los riesgos a los que están expuestos en sus centros de trabajo, debidos a la gran cantidad de agentes alérgenos que existen en los mismos, y dotarlos de una herramienta sencilla de información de la que partir para intentar aplicar las medidas preventivas necesarias para eliminar dichos riesgos”.
 
Dicha guía hace referencia al Síndrome del Edificio Enfermo (SEE), un conjunto de enfermedades que son originadas o estimuladas por la contaminación del aire en espacios cerrados, que van desde jaquecas hasta las alergias –según la Organización Mundial de la Salud (OMS)–.
 
La OMS calcula que hasta un 30% de los edificios de oficina pueden tener problemas significativos y, entre el 10 y el 30% de los ocupantes de los edificios pueden tener su salud comprometida por la deficiencia de la calidad del aire en su ambiente laboral.
 
Los edificios con SEE pueden dividirse en dos: los edificios temporalmente enfermos, que son edificios nuevos o de reciente remodelación en los que los síntomas disminuyen o desaparecen con el tiempo; y los edificios permanentemente enfermos, donde los síntomas no desaparecen a pesar de tomarse medidas al respecto.
 
 
 

CARACTERÍSTICAS DEL SEE

Sea cual sea la gravedad del SEE que un edificio presente, tienen ciertas características similares: tienen un sistema de ventilación forzada común a todo el edificio o amplios sectores y además existe recirculación parcial del aire. Suelen ser de construcción ligera y poco costosa, con superficies interiores (paredes, suelos, entre otros) recubiertas en gran parte de material textil.  Y, por lo general, son edificios herméticos en los que se imposibilita el abrir las ventanas.
 
Es difícil saber si un edificio posee el SEE, pues sus síntomas son diversos y además complejos. En esta guía hacen referencia a los siguientes:
  • Generales: dolor de cabeza, somnolencia, letargo, dificultad de concentración, irritabilidad, mareos, náuseas, vértigos, fatiga mental y física, piel seca, congestión nasal y tos, alteraciones del gusto y del olfato, potenciación de algunas enfermedades comunes como sinusitis, eczemas, entre otros;
  • Oculares: escozor, enrojecimiento e irritación;
  • Vías respiratorias superiores: goteo, congestión, picor nasal, estornudos, sequedad de garganta, dolor de cabeza, ronquera, sed….elevada incidencia de infecciones respiratorias y resfriados;
  • Cutáneos: sequedad de la piel, picores, erupciones cutáneas y enrojecimiento (eritema);
  • Pulmonares: opresión torácica, sensación de ahogo, pitidos (sibilancia), tos seca;
  • Psicológicas: malestar, cambios de humor y de estado de ánimo, dificultades en las relaciones interpersonales.

    Como combatir el Sindrome de Edificio Enfermo Sirena Aspiradora
La Secretaría de Salud Laboral y Seguridad Social de CCOO de Castilla y León puntualiza los siguientes factores de riesgo que ocasionan el SEE:
 
  1. Contaminantes ambientales: tanto del interior del edificio como procedentes del aire exterior (debido al tráfico de vehículos, empresas cercanas, etc.) como son agentes químicos (monóxido de carbono, dióxido de carbono, vapor de agua, aldehídos, metales, polvo, humo de cigarrillos, óxidos de nitrógeno) o biológicos (bacterias, hongos, esporas, virus, ácaros). También los propios trabajadores y trabajadoras producen de forma natural dióxido de carbono, vapor de agua, partículas y aerosoles biológicos;
  2. Olores: provocados por algunos gases y vapores generan malestar entre los trabajadores y trabajadoras que pueden producir ansiedad y estrés;
  3. Iluminación: un nivel de iluminación inadecuado, contraste insuficiente, brillos excesivos o deslumbramientos generan molestias e irritación en los ojos y dolores de cabeza. También suele provocar molestias la falta de luz natural;
  4. Ambiente térmico: depende de varios parámetros (temperatura seca del aire, humedad relativa, temperatura radiante media y velocidad del aire) y cada persona tiene unas necesidades particulares en función de sus características, actividad y ropa. Por ello se recomienda un intervalo de temperaturas y condiciones para personas con diferentes ropas y distinto ritmo de trabajo.

¿QUÉ HACER ANTE EL SEE?

Si sois dueños de un local, oficina o edificio, lo importante para evitar un SEE es el asegurarse de la purificación y salubridad del aire en el espacio. Si tenéis materiales propensos a desarrollar moho, es mejor deshaceros de ellos. Lo ideal es que vuestros trabajadores tengan una ventana a su disposición, que pueda abrirse y cerrarse, para que así el aire pueda circular y los contaminantes dentro de la oficina puedan salir.
 
Si váis a utilizar materiales químicos o contaminantes (como pinturas, adhesivos, solventes, pesticidas…) lo ideal es que fuese en horarios no laborables. Adquirir un purificador de aire es otra de las soluciones ideales para mantener vuestro espacio lejos de un SEE. Además, de hacer mantenimiento y purificación de vuestros sistemas de aire acondicionado.
 
Si sóis un trabajador y sospechas que en vuestro trabajo existe un SEE, lo ideal es notificarlo a vuestro superior. Si alguno de los síntomas expuestos arriba aparece al estar en vuestra oficina, y desaparecen al llegar a vuestro hogar o salir al aire libre, acude a vuestro médico para que pueda realizar las pruebas y exámenes correspondientes y detectar si es realmente una alergia laboral producto del SEE.
 
Si queréis saber más sobre las alergias laborales, aquí está la guía que hemos citado en el artículo.
 

Condividi questo post



← Articolo più vecchio Articolo più recente →


Lascia un commento

Si prega di notare che i commenti sono soggetti ad approvazione prima di essere pubblicati

Language
English
Open drop down